miércoles, 26 de enero de 2011

¿Qué es ó fue la reforma agraria en El Salvador?


La reforma agraria en El Salvador se estableció como uno de los elementos centrales del programa de reformas lanzado por el grupo de oficiales jóvenes y progresistas que tomaron el poder el 15 de octubre de 1979, con la real intención de mejorar la vida de las grandes mayorías.

La oligarquía cafetalera y el conjunto de la burguesía salvadoreña no aceptaron el plan de reformas, la influencia de los militares jóvenes en el gobierno disminuyó rápidamente cuando se puso en evidencia que carecían de cualquier grado de control dentro del aparato militar.

Cuando el decreto de reforma agraria fue promulgado, el 6 de Marzo de 1980, el poder ya estaba firmemente asegurado en las manos de militares que defendían los privilegios de la burguesía en la sociedad salvadoreña.

¿Quien implementó la reforma agraria?
En realidad el autor de la reforma agraria salvadoreña es el Departamento de Estado de los EEUU, ni la universidad ni sectores de la Iglesia ni las organizaciones campesinas ni inclusive los mismos profesionales del ISTA tuvieron participación en la formulación del proyecto de reforma agraria.

La lógica que hay detrás, es la presión estadounidense por implementar la reforma agraria, que consistía en la defensa del sistema capitalista, buscaba usar la reforma como un instrumento para pacificar al campesinado revolucionario.

La reforma fue implementada con el fin de ceder una parte de las tierras como táctica para neutralizar cualquier ansia del pueblo en hacer revolución. La reforma fue llevada a cabo por las mismas élites oligarcas del país, que siguiendo los lineamientos de la casa Blanca impulsaron una reforma que beneficiaba únicamente a los grupos de poder. En esta ocasión, tenía que haber cesiones por parte de la burguesía que aseguraran el apoyo de los EEUU que con una visión a más largo plazo que los oligarcas salvadoreños "necesitaba" reformas.

La combinación de las dos voluntades - la de los EEUU para salvar el sistema y la de burguesía agraria para proteger sus cuentas bancarias - produjo una reforma agraria a medias, que no golpeó fuertemente a la burguesía

¿Como se implementó la reforma agraria?
La reforma agraria prometida tenía tres fases:

1) La expropiación de 238 latifundios mayores de 500 hectáreas que ocupaban 218.000 hectáreas (15% de la tierra agrícola).
2) La expropiación de alrededor de 1.750 hectáreas (23% de la tierra cultivable) que incluyen la columna vertebral de la agricultura salvadoreña, con las dos terceras partes de la producción cafetalera
3) el Programa "Tierra a los que trabajan" que consitía en un programa que daba a campesinos medios, arrendatarios y colonos la tierra cedida por el antiguo patrón.

¿Por qué falló la reforma agraria?
El proyecto estaba destinado a debilitar el apoyo del campesinado y los lugares donde pudieran generarse organizaciones revolucionarias

Las cooperativas que se formaran no tenían experiencia en la administración de los recursos, la falta de capacitación técnica y la carencia de bases educativas influyeron en gran medida, un gran porcentaje de los campesinos no sabían leer ni escribir y esto dificultaba contar con respaldo para competir con los grandes capitales nacionales. Después en 1989 se privatiza la banca y los créditos fueron exigidos de forma inescrupulosa y las asociaciones tuvieron que pagar con las mismas tierras que habían recibido.

No se contaba con una base legal que respaldara los intereses de las grandes mayorías, ya que el poder político seguía siendo controlado por el poder económico del país. Los avances del a extrema derecha dieron justificaciones para detener la reforma agraria. Entre el 26 de abril y el 18 de mayo de 1982, los Decretos 3 y 6 de la Asamblea Constituyente revocaron la base legal de la segunda y tercera fase de la reforma agraria salvadoreña, que actualmente está detenida, pues sigue siendo rechazada por la poderosa burguesía del país

Situación de la agricultura en El Salvador.
En El Salvador el modelo de agro exportación con dependencia del café ya no es el principal generador de divisas, y a pesar de ser un país que le apuesta al sector servicios la agricultura sigue siendo importante para nuestro desarrollo y parece que no nos damos cuenta.

Las desigualdades sociales, económicas y culturales se mantienen a pesar de que la agricultura no es la principal generadora de divisas, hoy en día todavía se necesita impulsar una reforma agraria que responda a las condiciones del país y que se adapte a las condiciones del mundo globalizado, pero revisando los errores que se han cometido en el pasado y tomando en cuenta los aciertos de otros modelos, no para implementarlos de la misma forma, sino para desarrollar políticas propias.

Tomando ventajas de las comunicaciones debe de capacitarse a los beneficiarios de estas reformas, tanto campesino rural o inclusive a personas que viven pobreza urbana, para ser los responsables de su propio desarrollo, puede tomarse como base a la agricultura de productos no tradicionales y orientarse a establecer regiones o polos de desarrollo donde pueda darse la integración de los diferentes sectores. Es imposible obviar al capital privado, pero es el estado que debe de promover políticas para su participación, la empresa privada puede encontrar en el agro oportunidades que deben ser de alta rentabilidad. Además, la economía no puede seguir dependiendo de las remesas familiares y la agricultura puede ser una alternativa para el crecimiento económico del país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario