domingo, 19 de noviembre de 2017

Calleja y Toby, hágase mi voluntad así en la tierra


Cuando la religión aparece en la campaña electoral surge también un debate intenso y revelador para un país ligado a la prédica moral de carácter religioso judeo cristiano. Sin duda el camino religioso abre muchas posibilidades para los políticos. Por ejemplo, aquellos con pasados oscuros (o incluso los nuevos rostros) pueden llegar a mostrarse entregados a las lecciones de la Biblia y a declarar la gloria de Jesucristo, ya sea para instrumentalizarla como un arma política que les genere apoyos, - lo cual ninguno aceptará en público- o simplemente para hacer una expresión espiritual genuina, lo cual es también una posibilidad.


En esta coyuntura han aparecido fotos de los pastores del Tabernáculo Bíblico Bautista “Amigos de Israel” Edgar López Beltrán (Hermano Toby) y su hijo, con el precandidato presidencial de Arena Carlos Calleja, lo cual genera ciertas preguntas: ¿por qué habrá llegado el precandidato presidencial de Arena a hablar con él? ¿Habrá problema que hable Toby con los candidatos o los políticos en general?

Antes de contestar estas preguntas, hay que destacar que no es la primera vez que políticos buscan al hermano Toby, por lo que hay que indagar las razones. El “Taber” - institución que surgió en 1977 y que hoy cuenta con más de 65,000 miembros según su página web- es una iglesia que afirma tener algo para todo el mundo, ya posee una amplia gama de ministerios y estilos de adoración. Por ejemplo, cuenta con servicios de ayuda social (ministerio de indigentes pan y chocolate), guarderías, visitas a los centros penales, asistencia jurídica, asesoramiento migratorio, administración de institutos educativos, radios y un canal de televisión (solo por mencionar algunos), en este ltimo incluso se hacen entrevistas de análisis político con personajes del entorno nacional que podrían incidir en la conquista del voto evangélico.

De ahí que se puede contestar la primera pregunta. A partir de un enmarque determinado, se puede inducir electoralmente a los miembros de la iglesia a votar por un partido y los políticos lo intuyen, de ahí que ellos pidan espacios en la iglesia para expresar su mensaje o busquen directamente el apoyo de sus líderes para que hagan lobby a su favor con sus feligreses. Cabe destacar el apoyo de un líder religioso no se convierte automáticamente en votos ya que los miembros de cada iglesia son libres de votar por quien mejor les parezca, pero sin duda tiene alguna influencia. De tal modo que no hay nada mejor para los políticos que solicitar “los servicios de Dios” durante la campaña.

Con respecto a la segunda pregunta, si ¿habrá problema que los pastores hablen con los candidatos o los políticos en general? se argumenta que Toby es ciudadano de la república y tiene todo el derecho de reunirse con quien desee, sin embargo, las reuniones pueden generar problemas. Los acuerdos son desconocidos por la opinión pública, donde una iglesia podría privilegiarse del Estado y pedir favores a cambio, ya que los políticos negocian apoyos para que se haga su voluntad en la tierra. Incluso el mismo Toby Jr. según Diario 1 expresó: “Los políticos son sucios, no son claros porque cuando quieren votos, vienen al Tabernáculo y ahí se sientan. ‘Aquí viene fulano a saludar’, mentiras si lo que andan buscando son votos”. Sin embargo, como las intenciones reales nunca se pueden saber, de ahí que se debe llamar al estado laico para evitar que candidatos y funcionarios públicos utilicen a la religión como un arma política demandar enfáticamente la obligación constitucional de separar las confesiones de la política y así exigirlo a los aspirantes a gobernantes.

La influencia política del cardenal Rosa Chávez en El Salvador

La autoridad de carácter civil (gobierno) no se somete a formalmente a ninguna autoridad religiosa, dado ese escenario, cualquiera puede pensar que el nombramiento de Gregorio Rosa Chávez como cardenal no es más que un acto simbólico sin trascendencia fuera de la iglesia católica. Sin embargo, en la práctica la influencia de los líderes religiosos no se reduce únicamente al plano espiritual, sino que tiene un profundo trasfondo político. A partir del otorgamiento de este título, para muchos se genera la pregunta ¿cuál será la influencia política del cardenal salvadoreño?

En el ámbito nacional, seguramente durante la campaña electoral y/o preelectoral Rosa Chávez no recibirá a candidatos para inclinarse a favor de ninguno de ellos, ni tampoco se postulará a un cargo político (ya que incluso para los religiosos les está prohibido por ley). Sin embargo, su figura, tiene una investidura moral que lo compromete políticamente y habrán ciertas coyunturas que lo llamaran a tomar postura en cuanto a la situación del país. El actuar de las figuras religiosas (incluidos Monseñor Romero, Martin Luther King, Mahatma Gandhi, entre otros) no se reduce a un paraíso oculto detrás de altos muros, sino que se ubica en un país con problemas políticos particulares, en el caso de El Salvador los altos índices de homicidio, la corrupción, la migración forzosa entre otros problemas le exigirán la responsabilidad política (social) que es parte de la cristiandad, y esta no se refiere en esencia a política partidaria.

Ya como obispo auxiliar de San Salvador siempre habló de los problemas sociales, ahora como cardenal su deber será interpretar lo que la vox populi necesita (más no siempre lo que más le complazca), y podrá por su nombre denunciar lo que otros no se atreven. Una gran responsabilidad sin duda. Sin embargo, también su figura será manipulada en conveniencia para los grupos de poder (los mismos que no permitieron a Rosa Chávez ser arzobispo), que sin duda, ahora lo destacarán cuando defienda sus intereses y lo invisibilizarán cuando los critique, siendo que se aproxima una época de fuerte campaña electoral dónde los candidatos tendrán como objetivo la búsqueda del poder a toda costa. Ahí es donde está Rosa Chávez, siendo parte del escenario político donde sin duda su figura se politizará.

En el ámbito internacional se estima que su nombramiento es un reconocimiento por parte del Papa por su esfuerzo en destacar a Monseñor Romero, sin embargo, puede implicar también asuntos políticos dentro de la Iglesia. La lucha interna de poder en el Vaticano por cambiar al catolicismo es difícil para Francisco, y para la elección de los nuevos cardenales se escogen a aquellos fieles en cuanto a lo doctrinal y por tanto comprometidos con una línea. Francisco no puede solo impulsar esta reforma, lo cual implica una lucha política también dentro del vaticano, y para eso también se ha decidido por nombrar cardenal a Rosa Chávez, para que sea una voz que lo acompañe en estas discusiones.

¿Hasta dónde llegará la intervención del nuevo cardenal en la política? solo el tiempo lo determinará, sin embargo, la decisión no se encuentra directamente en sus manos, ya que el límite de su intervención llegará hasta donde la coyuntura y la población se lo demande.

El papel de la iglesia católica en la política salvadoreña: a propósito de la Ley contra la minería

La Asamblea Legislativa de El Salvador aprobó el pasado 29 marzo de 2017 la ley que prohíbe la minería metálica, con los votos de 70 diputados. Entre los actores que promovieron esta ley se encuentran la Mesa Nacional frente a la Minería Metálica y la iglesia católica. Esta última tuvo un papel importante por las acciones que desarrolló para apoyar la ley con: marchas, recolección de firmas, presentación de comunicados, solo por mencionar algunas formas de actuación clásicas de los grupos de presión. A partir de esta situación surgen las preguntas ¿Será que la cúpula de la iglesia católica como grupo de presión tiene la influencia para determinar la aprobación de ley contra la minería? ¿Cuál es el papel de la iglesia católica en la política nacional?

En relación a la primera pregunta es necesario hacer referencia a la categoría grupo de presión, que por definición busca influir en la autoridad pública para promover decisiones favorables a intereses de grupos determinados. En el caso de la minería, la iglesia optó por una opción preferencial por los pobres, apoyando los intereses de las comunidades afectadas ante los intereses económicos de las empresas mineras, esa acción social ante las autoridades públicas cumple con la característica de un grupo de presión.

Históricamente más allá de su preocupación religiosa, la iglesia católica ha buscado también incidir en la política secular y pragmática por ejemplo: legitimando o denunciando gobernantes, moldeando la moralidad pública, ejerciendo influencia sobre la educación y la salud pública, esto solo por mencionar algunos en forma general. Estas políticas públicas han sido impulsadas en asociación con otros grupos para hacer prevalecer una posición determinada, por lo que se establece que la iglesia sí tiene influencia para la formulación de políticas públicas (ya sea como actor principal, o periférico).

Esto nos lleva a reflexionar acerca de la segunda pregunta acerca del papel de la iglesia católica en la política nacional, de acuerdo a la constitución de El Salvador en su artículo 82 su participación por cargos públicos está prohibida (y la de todos los ministros religiosos), en todo caso, su participación activa ha estado presente en la promoción de políticas públicas como la ley contra la minería, dicha participación no pasó desapercibida, ya que generó reacciones en personas de los grupos de poder en El Salvador . Fabricio Altamirano director ejecutivo de El Diario de Hoy expresó en su cuenta de twitter: “El Estado debe ser laico y la Iglesia debe atender las cosas de la fe. El retorno de la Iglesia a la política nos llena de tristeza”. Lo que llama atención es que en el mismo periódico se publican columnas como las de Evangelina de Sol hacen referencias religiosas como justificación para dar el voto en elecciones con frases como: “Si ganara el FMLN, tendríamos un gobierno ateo/anti-cristiano, porque (…), son ateos”.

Esta referencia muestra que a los grupos de poder en El Salvador sí les interesa como la iglesia católica se posicione en cuanto a asuntos sociales y políticos. Dichos planteamientos pueden ser descritos en dos modos, una iglesia pasiva donde solo se utilizan (o manipulan) sus símbolos y líderes para hacerla conveniente para los grupos de poder tradicionales, aquí se maquillan con argumentaciones religiosas las ofensas, miedos e intereses económicos. Y un segundo modo sería activo donde promueve, como en el caso contra la minería, una opción alejada de los intereses de las clases dominantes y donde se les hace incómoda. Para estas próximas elecciones los grupos de poder le insinúan a la iglesia las palabras del poema de Neruda: “Me gustas cuando callas porque estás como ausente”. Sin embargo, de acuerdo a su deber con los pobres se debe encargar de anunciar y denunciar.

Por Luis Eduardo Aguilar Vasquez

sábado, 28 de octubre de 2017

¿En qué consiste el valor público? ¿Por qué el concepto hace debate?

El valor público expresado en Stocker (2006) se refiere al valor creado por el Estado por medio de la calidad de los servicios que presta al ciudadano, lo que gestiona para garantizar el bienestar de la sociedad por medio de la creación de políticas públicas, servicios, leyes, regulaciones y otras acciones para satisfacer necesidades de la población. Se basa en un sistema de diálogo e intercambio que caracterizan las redes de gobernanza, y la habilidad de motivar no solo dependiendo de reglas e incentivos (para dirigir el servicio público) sino de respeto mutuo y compañerismo que fomenten el aprendizaje compartido.

Las redes de gobernanza son una especie de lugar de decisiones políticas caracterizada por un rango amplio de participantes, vistos como un miembro legítimo del proceso de hechura de la política. En este caso la confianza inter-organizacional e interpersonal incluso a veces sustituye a la autoridad. Busca formular un nuevo paradigma para guiar a los servidores públicos tanto a los políticos como a los administradores. Esta teoría del valor público compite tanto con la administración pública tradicional y con el “New public Management” pero va más allá de ambos.

Se enfoca en alcanzar una efectividad en arrancar los problemas por los que el público se interesa más, además, activa redes  y busca no monopolizar el trabajo, el paradigma propone un sistema más pragmático que busca respuestas más efectivas para dar solución a un problema. Resulta también interesante destacar que no busca ni mantener una estructura rígida ineficiente, ni tampoco un paradigma basado en la empresa. Más bien los políticos solo se dedican a interpretar lo que la gente desea, son como una especie de canalizadores o intermediarios, donde las intervenciones se dan únicamente donde la gente lo considere conveniente. El horizonte que plantea sin duda no solo es importante sino que es necesario en cualquier administración pública.

Cabe destacar que la perspectiva se hace desde una perspectiva anglosajona, y debería de tomarse en cuenta la realidad de cada región para su implementación, en el caso latinoamericano resulta necesario implementarlo, pero de igual modo difícil. El texto se enfoca mucho en las ventajas del paradigma y menciona algunas partes el cómo hacerlo.  Sin embargo, en lo personal considero que el concepto está bien desarrollado, además se hace en comparación con los otros paradigmas  lo cual permite establecer diferencias entre cada uno de ellos. Plantea el deber ser del servicio público.
  
El texto de Grindle (2010) hace énfasis como su nombre lo indica en construir, deconstruir y reconstruir la carrera del servicio civil en Latinoamérica. Lo anterior no resulta una tarea sencilla ya que como lo dice Echeverría (2005) la burocracia al interior de los países de América Latina no se presenta como un actor único y homogéneo, y hay una heterogeneidad  de elementos constitutivos de la burocracia estatal. Por tal motivo, es difícil en inicio caracterizarla en base a tipos ideales, de ahí que medir o establecer clasificaciones puede resultar atrevido pero sin duda es también necesario. Es decir, la labor descriptiva es sin duda complicada.

Para realizar esta ardua faena Echeverría propone su tipología en las siguientes direcciones: A) La burocracia administrativa clásica caracterizada por una baja capacidad y una autonomía relativamente alta. B) La burocracia clientelar caracterizada por una baja autonomía y baja capacidad. C) La burocracia paralela con baja autonomía y alta capacidad de equipos técnicos o de “proyectos” que poseen altas capacidades D) La burocracia meritocrática caracterizada por combinaciones diferentes de alta autonomía y capacidad.

En esta tipología se presentan dos circunstancias, en primer lugar es el contraste que existe entre centralizar versus descentralizar los servicios, y en segundo lugar el tener servicios más rígidos y estructurados versus servicios más orgánicos y libres. En estos casos, en teoría, los países con peores servicios públicos son aquellos más centralizados y rígidos, es decir aquellos que dependen más del ámbito político de la burocracia clientelar (con mayor énfasis en nepotismo y compadrazgo). Y aquellos con mejores servicios que son los de burocracia meritocracia donde predomina el ámbito de la administración pública.

Sin embargo, lo debatible es que pueden haber países donde exista una administración pública (funcionarios de carrera) que sea ineficientes e ineficaces y que no produzcan Valor público. Y del mismo modo puede existir una predominancia del ámbito político (políticos electos) que sí produzca valor público a una sociedad. Sin embargo, a pesar de esta contradicción (paradoja) no significa que la tipología no sea importante para tener un punto de partida en el debate.  Se concluye entonces, que la creación de valor público no depende si las decisiones caen más en el ámbito administrativo o en el político sino en la ética pública que cada uno de estos actores tenga, ya que sí buscan realmente los intereses de los ciudadanos no debería de importar tanto sí se recae en unos  o en otros, sino en una integración de ambos que permite al político ser un vigilante de que lo que los administradores deben de hacer (y que sin duda saben hacer mejor que el político)


martes, 3 de octubre de 2017

Sistemas electorales y sus efectos en los sistemas de partidos

1. Controversias sobre sistemas electorales y su efectos / Dieter Nohlen
Los argumentos centrales discuten sobre los sistemas electorales ha permitido profundizar sobre su impacto en los sistemas de partidos políticos, lo que ha sido estudiado por varios autores.

Duverger: uno de los más reconocidos, presenta una teoría general sobre partidos comparando condiciones: socioeconómicos, ideológicas y del sistema electoral. Diferencia los sistemas por número: bipartidistas, multipartidistas o pluralistas. Además, analiza los tipos sistemas electorales y de partidos (sistema de mayoría y bipartidista). Describe lo mecánico y lo psicológico, analiza la desventaja no proporcional de un tercer partido débil y el recelo del elector de votar por un partido sin posibilidades de ganar escaño.

Las leyes de Duverger: A) La representación proporcional tiende a un sistema de partidos múltiples, independientes y estables (exceptuando movimientos repentinos) B) El sistema mayoritario con dos vueltas, tiende al multipartidismo, con partidos elásticos, dependientes y relativamente estables. C) El sistema de mayoría relativa tiende a ser dualista con partidos grandes e independientes, que se alternan. Leyes sociológicas: A) El sistema proporcional tiende a formar muchos partidos independientes, B) El sistema mayoritario tiende a tener muchos partidos que se coaligan, C) El sistema de mayoría relativa se inclina al bipartidismo.

Él enfatiza que estas leyes son tendencias, donde el sistema de partidos políticos tiene influencia sobre la técnica electoral (el sistema bipartidista favorece una mayoría relativa). Sin embargo, otros autores cuestionan la “causalidad” sugerida por Duverger, aunque sin duda es un clásico.

Stein Rokkan: se centra en el sistema de partidos políticos de Europa Occidental. Concluye que el sistema electoral depende del sistema de partidos, su estructura se produce como reacción a las evoluciones políticas. Los sistemas electorales, en su teoría de los umbrales, adquieren relevancia conteniendo diversas barreras para la representación. Diferencia entre sistemas electorales “débiles” y “fuertes”. Un sistema proporcional es débil y entre mayor sea la heterogeneidad en una sociedad, y se favorece más el sistema proporcional. Para él los sistemas de partidos estarán influenciados por el contexto, aunque las reglas electorales se mantengan estáticas.

Douglas W. Rae: Para la corriente empírica–cuantitativa el estudio de los sistemas electorales relación causal entre sistema electoral y de partidos empieza con Rae, orientado a la sistematización y teorías falsacionables. Su aporte apunta a correlaciones estadísticas que no necesariamente auguran una causalidad. Su análisis se enfoca en los sistemas electorales y no en una contextualización histórica. Recoge una variedad de datos empíricos en una variedad de regiones y períodos. Algunas afirmaciones fueron criticadas, por ejemplo: “todos los sistemas generan desventajas para los partidos débiles”. Rae afirma que la mayoría relativa siempre está asociada con la competencia entre dos partidos, excepto cuando existen partidos locales fuertes. Sin embargo, hay algunos casos contrarios en Canadá y Austria.

Giovanni Sartori. Genera controversia se centra en: el sistema de estructura y dinámica, y al sistema electoral. Utiliza criterios como: número de partidos su mecánica, dinámica y la ideología. Toma en cuenta la proporcionalidad y si hay uno o dos ganadores. Además, indica que hay sistemas mixtos, donde se elije combinando criterios proporcionales y de pluralidad.  El autor se enfoca más en los medios que en el objetivo y denomina que los sistemas fuertes son los de mayoría. Existe la crítica hacia Duverger porque no queda claro si sus mecanismos son deterministas o probabilistas.

1. Si ningún tercer partido (a más de los dos grandes) alcanza la mayoría relativa de votos en una  circunscripción, entonces los sistemas electorales de representación por mayoría provocan  bipartidismo. 2. Si alguno de los terceros partidos alcanza la mayoría relativa de los votos en circunscripciones uninominales, entonces al darse un sistema de mayoría relativa se produce un sistema multipartidista que se compone de la misma cantidad de partidos que alcanzan esta concentración de votos. 3. Cuanto mayor sea la desproporción en un sistema electoral,  mayor será el efecto de reducción sobre el número de partidos. Es decir, entre menos partidos logren mayoría, menos hay en el congreso. 4. En sistemas  proporcionales, el mismo número de partidos que haya alcanzado el cociente electoral puede alcanzar escaños. En conclusión, Sartori destaca que aunque en Ciencias Sociales no siempre puede haber leyes, si hay tendencias, aunque hay variación por contexto.

Arend Lijphard: se relaciona con Rae por dos aspectos: por un lado se orientan en los efectos positivos de los sistemas electorales, y el compromiso con el enfoque empírico-estadístico. Sin embargo, Lijphard lo critica por cometer errores metodológicos: 1) No considerar como una variable el tamaño del parlamento 2) No considerar los umbrales 3) La unidad de análisis de Lijphard es el sistema electoral. Estudia las reglas electorales esenciales e invariables que se llevan a cabo en más de una elección. Se diferencia en los sistemas electorales con los elementos técnicos (dimensions) más relevantes que producen el mayor efecto sobre la proporcionalidad de los resultados electorales: la fórmula electoral, las reglas de mayoría o proporcionales, y el tamaño de la circunscripción. Analiza el umbral electoral y lo define como una barrera legal y hace una ampliación del término hacia un “umbral efectivo”. Añade otra dimensión con el tamaño del parlamento, e indica que el estudio de la política debe ser en variables medibles.

En general, parece que para él la proporcionalidad favorece a los partidos más grandes, y dice que el tamaño del parlamento no es relevante. Reconoce al sistema de partidos “como la variable independiente y la desproporcionalidad como la variable dependiente, pero, de forma estadística, no por lo que el sistema de partidos decide. Lijphart concluye que “la relación entre el sistema electoral y los sistemas de partidos es mucho más débil que la que hay entre el sistema electoral y el grado de desproporcionalidad”.  Indica que en los sistemas electorales se observan diferencias en relación a la desproporcionalidad, y menores diferencias en el multipartidismo que son el efecto directo de la desproporcionalidad, y todavía mucho menores diferencias con respecto al multipartidismo electoral (debido a los cálculos de las élites y los votantes). Con frecuencia la desproporcionalidad, que depende del sistema electoral, asume el papel de variable dependiente, en vez del sistema de partidos. Lijphart toma como punto de partida a Sartori para preguntarse ¿hasta qué punto los políticos son capaces o están dispuestos a manipular los sistemas electorales? En conclusión el texto, revisa planteamientos de autores importantes donde parece que no hay acuerdo para establecer los efectos de los sistemas electorales en los sistemas de partidos.

2.  Incentives to cultivate a personal vote: a Rank ordering of electoral formulas / John Carey y Matthew Shugart
Los elementos centrales que aborda son las variables para promover la búsqueda hacia el voto por persona, en lugar de la reputación del partido. Las mismas afectan cuando: 1) hay una falta de liderazgo en un partido, 2) la forma en la que son elegidos los candidatos son independientes de los votos que reciban 3) sí los votantes pueden votar por uno o más candidatos.

Para el autor, las fórmulas electorales han sido generalmente estudiadas por sus efectos en escaños: número de partidos y proporcionalidad pero también pueden ayudar a entender el poner candidatos específicos dentro de los partidos. Sí un partido tiene más candidatos que el número de escaños que gana, entonces es importante determinar que candidatos toman el escaño dentro del partido. Y aunque solo haya un candidato compitiendo por el escaño, los partidos otorgan las nominaciones únicas por propia decisión. De ahí que elementos de los sistemas electorales pueden afectar el sistema de partidos: barreras de control -Ballotaje-(mide el grado de control de los líderes del partido sobre el acceso al poder del partido, y control de la lista), -Pooling- conteo de los votos,  forma en la que se vota- voting- (única ó multiple, uni o pluri partidaria) y magnitud del distrito.

Cuando se vale mucho la reputación personal para obtener un escaño, esto se asocia con "comedero de cerdos" donde los electos sirven a electores muy particulares. Sin embargo, también pueden darse en distritos electorales grandes (cuando se escogen de una lista abierta) De ahí que algunos personajes conocidos puedan en algunos sistemas electorales como excelentes prospectos de candidatos.

Puede tener un efecto significativo la reputación del candidato en la votación, pero hay muchos otros factores a considerar. Los autores presentan un método para evaluar las fórmulas electorales, basado en: control de papeletas, agrupación de votos, tipo de votos y magnitud de los distritos. Asignándole a cada variable un puntaje para el análisis. El liderazgo se mide por la preponderancia de las papeletas, pero cuando esta diferencia no es significativa, la reputación personal adquiere relevancia. Medida así: 0. El líder presenta una papeleta fija.  Los votantes no alteran “las listas”. Los votantes emiten un solo voto para un partido 1. El líder del partido presenta una papeleta, pero los votantes pueden afectar “las listas” Los votantes votan por múltiples candidatos 2. Los líderes no tienen control de acceso a las papeletas o al ranking. No hay agrupaciones Los votante emiten un solo voto, bajo la concepción de un partido

La magnitud de los distritos y la reputación personal, son recíprocos, por cuanto la reputación del candidato, afecta la cantidad de simpatizantes, aunque la representación de cada distrito se ve afectada por la densidad demográfica y se limita por la influencia de los restantes partidos, el liderazgo, aceptación del partido y  los candidatos. Sin embargo, la reputación del candidato puede tener un efecto significativo, pero hay muchos otros factores que deben ser considerados como la cohesión del grupo político o el tipo de sistema electoral (no es lo mismo un sistema presidencial o parlamentario). La propuesta del autor (que es simple y es generalizable) se basa en un modelo para la evaluación relativa de los valores de los legisladores versus la reputación del partido. En conclusión, el texto explica que no hay un modelo universal de reglas electorales que garantice que el valor de la reputación personal haga que los legisladores sean electos.  

3. La Reforma política en América Latina.  Reglas electorales y distribución de poder entre presidente y congreso. Negretto.
Durante 30 años (1978-2008) en América Latina se han reemplazado o modificado constituciones, se han evidenciado principios de diseños y cambios de reglas electorales para presidentes y diputados incluso permitiendo la re-elección. Sin embargo, no se puede concluir que estos cambios fortalecen o debilitan el modelo democrático.  La adopción de reglas electorales pluralistas permite legitimar decisiones colectivas, incrementando el número de intereses con representación.
El fortalecimiento de los poderes legislativos de los presidentes ha resultado de una preocupación compartida por dotar a los gobiernos de instrumentos efectivos de legislación en contextos de crisis, como de los intereses de los partidos con mayor capacidad de controlar la presidencia. Las reglas de re-elección han permitido un propósito redistributivo en contextos donde el presidente goza de un fuerte apoyo popular.  En este período, principalmente en 1978, se puede evidenciar la creación de coaliciones, incluyendo en la mayoría de los casos, al menos dos partidos con intereses opuestos. Fueron sancionadas 192 constituciones de la región (que sufrieron cambios). Hay varias tendencias marcadas en estas reformas, incluyendo la posibilidad de reelección. Uno de estos cambios ha sido el reemplazo de la fórmula de mayoría relativa- para elegir Presidente- por fórmulas de mayoría absoluta o mayoría relativa calificada.  Una característica central del sistema para elegir diputados se registra desde las primeras décadas del siglo XX, al reemplazar la fórmula de mayoría relativa o absoluta, por fórmulas proporcionales.  Se registraron 32 reformas importantes en el sistema de elección de diputados entre 1978 y 2008.

Otra variable es el papel de los votantes en el proceso de selección de candidatos y el carácter personalizado o partidario del voto. Hay casos que solo permiten la elección partidaria, y no la elección de candidatos creando variedad de alternativas. En muchos de los casos hay restricciones para evitar la reelección contínua, exigiendo al menos dos períodos de inhabilitación, y en otros casos, la reelección es permitida por una  vez. Las variaciones en términos del período presidencial, oscilan entre los 4 y 6 años. El poder presidencial es multidimensional, tiene funciones como: jefe de partidos, jefe de Estado, jefe de Gobierno y colegislador. Solo algunos tenían constituciones que autorizaban al congreso a ejercer algún tipo de control político sobre el gabinete durante las primeras décadas del siglo XX.  Es notorio en cambio una tendencia a introducir mayores límites y controles en materia de poderes de nombramiento por parte del Presidente.

La disminución de algunos de los poderes que tradicionalmente se han concentrado el presidente, sugiere un diseño que busca crear procesos de decisión de tipo consensual. En el período de estudio se incrementan los poderes legislativos del presidente, al permitirle impulsar decretos, en caso de que las leyes no sean aprobadas por el congreso. Estas tendencias son aparentemente contradictorias, por cuanto se fortalece el congreso, y se dan potestades legislativas al presidente (emitir decretos y vetar leyes). Su objetivo ha sido contribuir a sanear las problemas burocráticos y a objetivos de distribución o concentración de poder.

En conclusión, las instituciones -según la visión más aceptada en ciencias sociales- son reglas que estructuran la vida social y política, lo que supone que son suficientemente estables. Esto aplica para las instituciones políticas de muchas democracias avanzadas, donde las constituciones e incluso los sistemas electorales tienden a permanecer en el tiempo. Pero la idea de que las instituciones son variables independientes puede ser cuestionable en un contexto donde instituciones se ven sujetas a cambios fuertes y profundos.


Hay tendencias de reforma como la adopción de reglas electorales incluyentes, la personalización de los sistemas de votación, una creciente permisividad en las reglas de reelección presidencial, una mayor limitación a los poderes del gobierno del Presidente y un fortalecimiento de los poderes legislativos. Aunque en algunos casos las tendencias parecen paradójicas, en el contexto, es comprensible que los políticos tienen un interés en lograr un desempeño institucional eficiente, y otro en preservar su poder y satisfacer los intereses institucionales y electorales de sus partidos.

Corrientes del Nuevo Institucionalismo

1.  Titulo/autor:   El institucionalismo discursivo como oportunidad La ciencia política latinoamericana y el estado del arte en la literatura sobre el poder político de las ideas.  Adolfo Garcé (2014)
Los argumentos centrales expresan que no solo las corrientes del rational choice, ni el behaviourismo son relevantes en las ciencias políticas sino el estudio de las ideas con el Nuevo institucionalismo (NI), que aborda la importancia de  las ideas en la vida social. Los tipos de NI que el texto describe -citados por Peter Hall y Rosemary Taylor- distingue ciertas corrientes: el institucionalismo de la elección racional (irch), el institucionalismo histórico (ih) y el institucionalismo sociológico (is). Un cuarto que es el institucionalismo discursivo (id), formulado por Vivien Schmidt, ocupa un lugar relevante de la discusión del texto. Lo central es que el Nuevo Institucionalismo no es un constructo homogéneo, ni uno solo, y a pesar de las pocas publicaciones en  revistas reconocidas latinoamericanas, el autor considera importante discutirlo.
Elementos de análisis que discute el texto comienza exponiendo el rol del nuevo institucionalismo desarrollado por March y Olsen (1984) quienes proponen una especie de revolución teórica donde no es posible entender los procesos de democratización sin comprender las creencias de los actores. Otros autores como Peter Hall y luego Boix (con la importancia de las ideas de los partidos  y los expertos) continúan con la discusión, luego son Paul Sabatier y Hank Jenkins- Smith que proponen con las coaliciones promotoras tres niveles de ideas a) valores y creencias normativas (deep core) muy estables, b) posiciones sobre políticas públicas (near core) relativamente fijas y c) un conjunto de información sobre problemas (secondary aspects) que pueden irse modificando. Después se desarrollan los planteamientos de John McGann, Donald Abelson y Diane Stone sobre el papel de los think tanks en las políticas públicas, para fabricar y esparcir ideas. Esto último, acerca de la expansión de ideas, lo desarrolla más a profundidad Roger Smith, que dice que las correlaciones de fuerzas entre actores son planteadas por las instituciones. Consecuentemente viene Mark Blyth (2002) con la relación entre ideas y el marco institucional.
Consecuentemente, se habla de la transferencia y difusión de políticas, que van circulando de un contexto a otro planteado por Marsh, y de que las ideas circulan a través de diferentes regiones a través de espacios por Weyland (2005). Luego prosigue con Cambell y Perdesen quienes establecen que es posible distinguir a los países en función del tipo de unidades de investigación (grandes o chicas, públicas o privadas, académicas o ligadas a partidos políticos) y del tipo de conocimiento que generan (tecnocrático, neutral o partidista). Luego se habla de Kirchheimer acerca de las evoluciones de las ideologías partidarias en contextos temporales, se toma como referencia a Kircheimer y sus partidos atrapalotodo y las transformaciones de los partidos. Como punto central Vivien Schmidt ha llegado a argumentar que a lo largo de todos estos años se ha ido conformando un cuarto institucionalismo: el institucionalismo discursivo ID.  
Por último, se plantean períodos citando a Fernando Barrientos (2009), quien dice que durante el último siglo pueden distinguirse tres grandes etapas. La primera del “periodo jurídico- institucionalista”,  con corte empirista sobre todo de Estados Unidos y a Europa gracias a la denominada revolución behaviorista. El segundo  el “periodo sociológico”, con influencia del estructural-funcionalismo y el marxismo. El tercero es donde universidades estadounidenses permiten que en los países latinoamericanos se introduzcan con mayor fuerza a su modelo dominante para ser influido por el “modelo norteamericano”.
Como conclusiones generales, Garcé plantea que se ha caído en una “americanización” sui generis, simplificada, empobrecida y que buena parte de los académicos latinoamericanos, quienes toman como modelo principal la ciencia política estadounidense, el autor se inclina por el pluralismo (del movimiento perestroika), pero sigue dominando, a su juicio, la versión norteamericana esto debido a las pocas publicaciones desde la perspectiva del neo institucionalismo discursivo en las revistas indexadas más sobresalientes. En el texto se desarrollan tres ejemplos emblemáticos. Uno es el texto de Kathryn Sikkink sobre el desarrollismo en Argentina y Brasil. Un segundo del estudio de Kurt Weyland sobre la difusión del modelo chileno de políticas sociales. Y un último de la importancia de las ideas políticas en la estabilidad de los regímenes democráticos de Scott Mainwaring y Aníbal Pérez-Liñán. Los casos son ejemplificantes pero resultan escasos para la importancia que tiene el neoinstitucionalismo discursivo para el autor.
2. The New Institutionalism: Organizational Factors in Political Life. James G. March and Johan P. Olsen  (1984)
Se destaca como argumentos centrales, la crítica a las teorías políticas que tienden a retratar la política como sí la sociedad se compusiera del agregado de los consecuencias de los comportamientos de sujetos individuales, que basan sus decisiones  en un calculado auto interés, y donde la historia sería eficiente en el alcance de apropiados y únicos resultados, donde la toma de decisiones  y la distribución de recursos son el foco central de la vida política.
Para el autor el nuevo institucionalismo que plantea autonomía de las instituciones políticas y la importancia de las acciones simbólicas para entender la política, tenía hasta entonces mucha base pragmática pero poco sustento teórico. El autor plantea el nuevo institucionalismo enfrentando al llamado "paradigma racional" de la posguerra, atacando su presupuesto, que lo social puede ser explicado entendiendo al individuo como actor racional.
Entre los elementos de análisis que discute el texto habla las instituciones son importantes en la vida social porque afectan la conducta y la toma de decisiones individuales y colectivas. Por lo anterior, se ha afirmado que en la actualidad dos grandes teorías luchan por la dominancia en las ciencias sociales, que un "paradigma institucional" está a punto de emerger.
De manera diferente, el artículo parte del supuesto de que el paradigma institucional nació con el amplio acuerdo logrado entre los científicos sociales de que había que poner atención, nuevamente, en el papel de las instituciones. Este acuerdo fue bautizado como nuevo institucionalismo por March y Olsen en 1984. Se considera que al igual que ocurrió en el caso de la "revolución racional", este nuevo enfoque teórico no emergió ni se ha desarrollado como una propuesta teórica homogénea, libre de silencios y unánimemente aceptada. Desde su nacimiento, el nuevo institucionalismo siempre ha sido una colección de corrientes teóricas disciplinares, ligadas tan sólo por su interés en lo institucional.
En este artículo como conclusiones generales se abordarán dos de los problemas teórico-conceptuales asociados con dicho paradigma, mismos que por su relevancia han sido los más mencionados por la literatura. Ellos son la ausencia de una definición unívoca de institución y la falta de una explicación satisfactoria de cómo ocurre el cambio institucional. Luego de contextualizar la aparición del nuevo institucionalismo, se analiza cada uno de ellos. La estrategia metodológica empleada consiste en demostrar la existencia de dichos problemas a partir de la manera en que han sido abordados por los autores más representativos dentro de las principales corrientes del nuevo institucionalismo. Al mismo tiempo, se discuten algunas implicaciones teórico-prácticas de esas "anomalías".
Frente a la visión de la acción colectiva como la agregación de decisiones individuales calculadas, el NI argumentó que los individuos no actúan en el vacío sino dentro de contextos institucionales, los cuales moldea sus preferencias a través de "una combinación de educación, adoctrinamiento y experiencia" (March y Olsen, 1984: 738-739). Al reconocer el crucial papel de mediación que juegan las instituciones y reconocer la complejidad de sistemas políticos, el NI buscó restaurar la relación entre la realidad y los supuestos teóricos que intentan explicarla (Hay, 2002: 14). Hablan constantemente de "organizaciones" y "instituciones políticas" pero sin detenerse a definirlas.
March y Olsen observaron que el interés por las instituciones no se limitó a la Ciencia Política sino que también se observó en la economía, mientras que en la sociología y la antropología reforzó su tradicional perspectiva institucional March y Olsen: “lo que observamos en  el mundo es inconsistente con las formas en que las teorías contemporáneas nos llevan a hablar de él”. han profundizado nuestro conocimiento sobre la complejidad de los procesos de toma de decisiones
3. Titulo/autor:  Discursive Institutionalism: The Explanatory Power of Ideas and Discourse- Vivien A. Schmidt (2008)
Los argumentos centrales, según Schmidt, el neo-institucionalismo discursivo (id), es una alternativa, ya que los otros neoinstitucionalismos presentan problemas para explicar el cambio,  de ahí la necesidad de ella para plantear esta cuarta corriente.  Con esta propuesta lo que busca es poner las ideas en contexto lo que permite entender asuntos más profundos de la comunicación y no solo el contenido de las palabras, sino el ambiente donde se dicen y todo lo que permita transmitir una idea.  Las ideas no son una estructura externa, constructos que dentro de un "contexto de significado" explican cómo se crean y existen las instituciones, sus significados son más profundos y de ahí su importancia, ya que permite ver estructuras más dinámicas  en lugar de reglas u organizaciones estáticas.
Los elementos que el texto aborda es que el nuevo institucionalismo discursivo es un conjunto de ideas sobre la conveniencia y la urgencia de las políticas, su necesidad para su elaboración, su planteamiento rescata que el discurso tiene una influencia sobre los cambios políticos, y puede ayudar a la superación problemas en las instituciones, al influir sobre las percepciones e ideas en relación a los intereses afectados. Los elementos del discurso más allá de su contenido.

Conclusiones generales. Para ese planteamiento  se compromete con los cambios  y busca  superar las dificultades que no permiten los cambios, aborda los puntos que –tácitamente- son dejados de lado tanto por el institucionalismo tradicional como por los otros tres neo-institucionalismos. Sin embargo, aunque se permite superar una estructura rígida y pretende ser innovador, podría ser demasiado flexible y caer en el peligro de ser demasiado subjetiva.

sábado, 30 de septiembre de 2017

Orígenes de la ciencia Política

1. Titulo/autor:  A new hand book of Political Science. Robert Goodi, Hans Dieter Klingerman (1998)
Los argumentos centrales son describir el desarrollo de la disciplina incluyendo a sus principales autores y sus relaciones con otras ciencias. Entre los elementos de análisis que discute el texto son la discusión epistemológica, autores clásicos del pensamiento político y la teoría que se ha desarrollado a través de un hilo histórico. Entre las conclusiones generales el manual ofrece evidencia sobre la maduración profesional de la ciencia política como una disciplina, la profesionalización de la misma y lo que esto realmente significa (ya sea en su desarrollo propio o en su relación con las otras ciencias) en su proceso de códigos formales. Teóricamente ordena y sistematiza una serie de autores y teorías básicas en las ciencias polítcas.
2.  Titulo/autor:   Hacia Dónde va la ciencia Política G Sartori (2005).
Sus argumentos centrales son hacia la crítica de la forma predominante de hacer ciencia Estados Unidos (forma cuantitativista). Entre los elementos de análisis que discute el texto son la postura entre el modelo europeo más relacionado a lo epistemológico  en relación con el modelo tecnicista de los Estados Unidos que toma a la economía como base. Entre las conclusiones generales establece que la ciencia política no debe darse por una ciencia ya construida y universalmente válida sino que todavía es objeto de discusión, sus métodos, su objeto de estudio y su relación con otras ciencias, el exceso de cuantitativismo no asegura un avance de la ciencia política sino se tienen claros los conceptos y  objeto de estudio. Entre lo que aporta teóricamente establece que no todo lo que sea aceptado en un paper de una revista indexada tiene un valor práctico para la ciencia política.
3. Titulo/autor: La ciencia Política va hacia adelante, Colomer (2006)
Cuáles son sus argumentos centrales: El autor reconoce aciertos en los planteamientos de Sartori, como el describir que la ciencia política ha tenido poca relación entre la teoría y la práctica (a diferencia de la economía). Dentro de los Elementos de análisis que discute el texto el autor está de acuerdo con que a veces el exceso de cuantitativismo desvía del verdadero rumbo del estudio de la política. Para que esta alcance un nivel superior se requiere: primero se requiere una precisa delimitación del objeto, gracias a la cual la política no sea considerada un mero derivado de la economía, las estructuras sociales o la cultura, sino una actividad racional explicable por sí misma. Segundo, se necesita una clara definición de la motivación humana en la actividad política de la que puedan derivarse modelos y explicaciones de las observaciones empíricas. Finalmente, hace falta adoptar un criterio consistente para evaluar los resultados de la acción política.
Entre las  conclusiones generales, Colomer reconoce puntos a favor de Sartori, sin embargo, lo califica como un temeroso a la cuantificación. Colomer establece la importancia de definir y teorizar pero cree que es un nivel muy básico que la ciencia política debe sobrepasar (más allá de la discusión epistemológica). En el texto tambien se critica que las Ideas políticas (históricas) sean las teorías políticas porque, de algún modo, estas ya han sido superadas por muchos de los nuevos modelos (incluidos los econometricos). Entre lo que aporta teóricamente el autor son los cuatro niveles de conocimiento que debe tener cualquier objeto: a) Definiciones y clasificaciones b) Mediciones cuantitativas c) Hipótesis causales d) Teoría explicativa
4. Titulo/autor:  Special section Political Economy and the future of Latinoamerican Politics, Varios Autores (2014)
Cuáles son sus argumentos centrales: Eventos y procesos específicos tendría una economía política más fundamentada ¿explique? Aunque la crisis de la deuda de los años ochenta introdujo una "década perdida" Estabilidad y aumento de la desigualdad en toda la región, a finales del siglo constituía una coyuntura crítica en la que convergen políticas  ampliamente convergentes hacia la democracia y el libre mercado- dio lugar a diferentes resultados Los dos lados del Canal de Panamá. En el lado norte se encuentra una economía regional revitalizada. En los cuales México y Centroamérica suministran a los Estados Unidos y Canadá Bienes y servicios manufacturados intensivos en mano de obra-por no hablar del trabajo inmigrante. y desigualdad social.
Regímenes en deferencia a la autoridad de los Estados Unidos, y la ruta del sur ha sido, en su mayor parte, arrastrada por gobiernos de izquierda que aspiran a la autonomía y caso de Brasil-hegemonía regional. Democracia  en lugar de dictaduras no sólo aumentan la voz y la representación sino que demandan mayor responsabilidad.
Elementos de análisis que discute el texto: Sin embargo, los científicos sociales han hecho poco para generar empíricamente estudios fundamentados que nos ayuden a entender, y mucho menos a responder a transformación, por el contrario, han comenzado a importar teorías (ya en democracia) que son poco probables que informen a los encargados de formular políticas de dar respuestas: contrafactuales, fórmulas de organismos internacionales.

Conclusiones generales objetivo es promover la investigación empírica que conduzca a la formulación y evaluación de nuevas teorías que sean a la vez sensibles al contexto y sujetas a una postura metodológica  ecléctica. Acerca del aporte teórico del  autor:   plantea que América Latina no es única en el sentido de que necesitamos. Para estudiarlo de una manera que difiere de la forma en que nosotros (y otros) estudiamos otras partes del mundo. Aunque no hay una respuesta contundente sí plantea una pregunta interesante ¿Habrá un método único para el estudio de Latinoamérica que sea no comparable a otra lado del mundo?

lunes, 11 de septiembre de 2017

Mi idioma inglés: entre el amor, el odio y la necesidad

Mi inglés es la imposibilidad de cantar Eminem fluidamente, es la obligación para leer textos científicos, es poder traducirle a mi abuela la caja de medicinas. Mi inglés, es el que me permite hablar con un extranjero desconocido de Kuwait que de pronto se entiende conmigo al hablar de la vida.

Mi inglés es el acento latino que como turista para algunos se hace interesante y para otros despreciativo. Mi inglés es trabajar en un call center, mi inglés es la brecha de la educación a la que tuve el privilegio de tener y a la que a muchos todavía se les niega.

Mi inglés es que el no habla fluído, no escribe como nativo, pero se da a entender lo suficiente. Mi inglés no es el idioma con el que nací, pero es con el que venían los video juegos, buena parte de las películas y la música.  Mi inglés es la marca de que soy latino y que nunca seré un nativo de la lengua.

El inglés son las clases del colegio, donde aprendí poco. Son las clases privadas de sábados en la mañana, son trabajos en grupo, es comprar el libro donde siempre sale una extranjera que se llama Keiko.  Mi inglés es el que entiende a la perfección al latino que habla inglés y le cuesta entender al inglés que habla inglés.

My english is: listen to the conversation, read the instructions, work in pairs, es el  de nice to meet you. Mi inglés es el que escuchaba Blink 182, Linkin park, Britney Spears, Red Hot Chilly Peppers es Metallica. Mi inglés es sentirme ignorante cuando no entiendo algo, my inglés es leer el New York times y siempre encontrar palabras que no entiendo.

Mi inglés es el que siempre quiere sacar buena nota en el TOEFL, es el que se esconde cuando la conversación es fluida, ese que es temeroso por ratos, y se convierte en necesidad en otros.

My inglés es el que vi en series gringas, el de Friends, el de Two and a half men. Mi inglés es aprender con: More than words, Lemon tree, Winds of change, Another brick in the wall.

Mi inglés es el que aprendí por pedazos en las películas de Batman, el del abogado del diablo. Es when your mente lee los two languages and understands.

El inglés es el lenguaje de la hegemonía, el lenguaje de los negocios. El inglés es mi segundo idioma, y sea como sea también es mio.

martes, 15 de agosto de 2017

La puerta del diablo, los panes mata-niños y la administración pública

Para los políticos y funcionarios públicos es más fácil hablar del diablo (y su puerta), del infierno, de “Dios” y del cielo, que de la corrupción, treguas con pandillas, administración de pensiones, de sobresueldos, de los expresidentes acusados de corrupción, de la desviación de fondos que iban destinados a damnificados y que se los apropia un partido, entre muchos otros temas incómodos -incluido el de la violencia y los homicidios-.

En el caso de los administradores públicos, es más fácil para ellos proclamar la gloria de Dios (y la condena al diablo) que cumplir y dar cuenta de las labores de su gestión (ver imagen adjunta). Hablar de religión no es parte de su deber, sino cumplir las tareas asignadas a su cargo. Sin embargo, asumir responsabilidades es complicado, y la administración de un puesto público deja de ser eficiente cuanto plantea soluciones simples -ajenas a lo administrativo - ante los problemas complejos. Pueden hacerlo en su vida personal pero no en nombre de su cargo público.

Las consideraciones teológicas están fuera del mandato de cualquier funcionario público o aspirante a uno. Al darle cabida a este tipo de propuestas de tipo religioso, nos muestran lo lejos que se está de la profesionalización del servicio público. Algunos quienes asesoran y/o tienen la atención de algunos funcionarios sugieren el uso de estos términos teológicos, pero ¿será fanatismo religioso? ¿incapacidad para darse cuenta de las funciones de los cargos públicos? o ¿será que solo quieren aprovecharse de las creencias de la gente? sí alguna de estas resultara ser cierta, sin duda es un pésimo síntoma del tipo de administración con la que se cuenta.

El uso de ciertos vocablos (religiosos o no) no garantiza la obtención de algo, sino por nuestro nombre en El Salvador no tendríamos tantos problemas. Sin embargo, el país -a pesar de estar lleno de gente creyente y con iglesias en cada esquina- sigue teniendo altos índices de homicidios y mucha violencia ¿culpa del nombre la puerta del diablo? muy poco probable, además, cambiarle nombre al atol chuco, a los panes mata-niños o a la chulona no va a transformar a El Salvador, para alcanzar un país sin violencia no se trabaja así.

Sin duda es responsabilidad de los funcionarios públicos asumir los roles de su cargo y ponerle freno a visiones religiosas dentro del Estado en lugar de estimularlas, el no hacerlo no solo es muestra de incapacidad como administrador sino que muestra un irrespeto a la cultura de los habitantes que no pertenece a un grupo religioso particular sino que es de todos los salvadoreños.

lunes, 20 de marzo de 2017

La bella y la bestia... ¿la orientación sexual de las caricaturas afectan la sexualidad de la niñez?

La nueva versión de La bella y la bestia ha puesto en el debate público, por parte de grupos conservadores, la validez de transmitir "escenas homosexuales" en programación infantil. 

Siendo que lo heterosexual es la opción más visible de una buena parte de la población, conductas ajenas a ese patrón de comportamiento han sido y siguen siendo por algunos muy difíciles de aceptar. Muchos con base en creencias y /o prejuicios dan por sentado que ser homosexual es una señal de inadaptación o de tener un defecto. Estos juicios evalúan con simplicidad un comportamiento del cual hay registro a lo largo de la historia de la humanidad (incluso muchas personas de diferentes orientaciones sexuales han hecho grandes aportes), por lo tanto no es algo nuevo ni extraño. Pero más allá del debate de la validez de tomar una u otra opción sexual, la pregunta es ¿será que la orientación sexual de un personaje secundario en una película afecta tanto la salud mental de la niñez? lo cual contestaré a continuación.

Durante la era televisiva (al menos con la que yo crecí) han habido muchos personajes en series, caricatura y programas animados donde se incluyen personajes abiertamente o sugeridamente homosexuales, solo por citar algunos:

-  Caballeros del Zodiaco: el caballero de Andrómeda Shun es un guerrero hombre con rasgos femeninos.
-  Ranma  1/2: el protagonista sufre una maldición que lo hace convertirse en mujer con el agua fría.
-  Los Simpsons: aparece el Sr. Smithers  como un prototipo de "gay de closet".  
- Bob esponja: el protagonista aparece en algunos episodios  como la pareja de su vecino Patricio

Todos estos ejemplos ilustran programas que no fueron ni son censurados (al menos no por su sexualidad). A partir de estos ejemplos y en general creo que han variables que afectan en mayor medida las opciones sexuales de las personas, y las caricaturas (sobretodo sus personajes secundarios) no tienen tanto efecto. Eso sería como decir, que cada película de acción que promovería asesinatos, las películas de carreras de autos los accidentes de tránsito. 

Los grupos conservadores están descontentos con la nueva versión de la bella y la bestia porque no se tolera la diversidad (eso a pesar de que en inicio no se habían revelado demasiados detalles sobre la secuencia ya estaban descontentos y parece que daban su opinión en base a conjeturas). Son esos mismos que poco dicen en torno a personajes como Jessica Rabbit hipersexualizada u otros de la misma índole porque los comportamientos machistas porque son más aceptables.

Pablo Montoya (comediante Tico) publicó en su facebook: La película de un millonario heterosexual que secuestra un adulto mayor y para liberarlo, lo extorsiona obligándolo a entregar a su joven hija para que viva con él en su castillo. Es controversial porque en el pueblo vive un gay que no le hace daño a nadie y es mal ejemplo para los niños.(nótese su ironia)

La postura de no aceptación de una escena homosexual (de manera directa o algunos sin darse cuenta) promueven la discriminación y la intolerancia. Una idea que creo indispensable enseñarles a los niños es que las personas valen por ser personas y no por su orientación sexual. Por tanto no creo que tenga tanta importancia que exista o no un personaje gay en una serie o película, sin contar que no creo que tengan tanta influencia un personaje homosexual en la sexualidad de los niños. Sí algo habría que destacar es que lo importante es valorar a todas las personas por lo que son y no por su orientación sexual.


miércoles, 11 de enero de 2017

Maquiavelo y el fútbol - ¿Qué diría Maquiavelo del caso de Fito Zelaya?

'Fito' Zelaya -jugador salvadoreño de fútbol- volvió a la selección de su país en 2017. Esto sucede luego de varios años alejamiento debido a una sanción por su participación en "amaño de partidos". Su regreso genera reacciones encontradas en El Salvador, y tiene como centro del debate la siguiente pregunta: ¿debería 'Fito' Zelaya estar en la selección luego de "haber vendido al país"?

Este tema, al parecer trivial, brinda la oportunidad para analizar el fútbol desde un punto de vista de un pensador clásico a Maquiavelo. A continuación se analizarán dos de sus ideas sobre la consolidación de un Estado (aplicable a organizaciones sociales, sociedades o grupos humanos y en este caso selecciones competitivas) para analizar el cayo del futbolista.

La primera idea a resaltar la indica Maquiavelo en su libro "Análisis a la primera década de los discursos de Tito Livio". Aquí expone que cuando todo está corrompido, es mejor empezar desde cero, con el objetivo de detener el envilecimiento y evitar mayores castigos para la gente en el futuro. El pensador italiano recalca que las personas se corrompen con facilidad y las autoridades deben frenar ese apetito de impunidad con sanciones pertinentes.

En el caso del jugador, si el objetivo fuera frenar la corrupción para consolidar una mejor selección, sería lo más prudente no convocarlo. Sin embargo, la Federación salvadoreña de fútbol permitió que 'Fito' regresara con el argumento de que "es un jugador con un plus diferente... y que viene a mostrar por qué ha sido llamado, ya cumplió su pena", ahora revisando la historia ¿qué ha sucedido en otros casos similares en el mundo del fútbol?

El futbolista italiano Paolo Rossi, junto con otros jugadores, son acusados en marzo de 1980 de manipular partidos para fijar ganancias para apostadores ilegales. Luego de una enorme investigación el AC Milan y Lazio fueron relegados a la Serie B al final de la temporada 1979-80, mientras que otros clubes como Bolonia, Perugia y Avellino fueron condenados a retiros puntos para el año siguiente.

A partir de esto, Paolo Rossi y los demás sancionados, reciben una condena inicial de tres años de suspensión (más tarde a solo dos) por haber recibido 8 millones de liras para organizar un partido. Su suspensión finaliza en abril de 1982 unos meses antes de la Copa Mundial de España 1982, por lo cuál es convocado. Ya en la copa del mundo el delantero fue campeón y figura con su selección ganando individualmente la Bota de oro con 6 tantos. En este caso el objetivo (ganar la copa) permitió justificar su nueva convocatoria.

Dicho eso, la segunda idea que se pretende resaltar de Maquiavelo se refiere a las medidas excepcionales, él plantea que un gobernante debe tener el objetivo de consolidar, conservar o incrementar poder (la fuerza) de un Estado a toda costa, Maquiavelo plantea ideas como: en la guerra el uso de engaños merece elogios y que la patria se defiende con gloria o con ignominia. Estos pensamientos hacen alusión frase de "el fin justifica los medios" (aunque nunca lo dice Maquiavelo de tal forma).

A partir de la exposición de ambas ideas, parece que los italianos tienen claro que la victoria se logra a cualquier precio, ya que Italia es uno de los equipos más exitosos en la historia de los mundiales de fútbol, luego de haber ganado cuatro campeonatos: En 1934, 1938 (nacionalizando y amenazando jugadores bajo el fascismo de Mussolini), 1982 (con el escándalo de arreglos)  y 2006 ( justo después del Calciopoli que hizo descender a la Juventus por apuestas).

Los italianos son maestros en lo político: el derecho romano, Maquiavelo,...  o incluso Al Capone (hijo de inmigrantes italianos) son muestra en la teoría y en la práctica de la importancia para ellos del poder su mantenimiento . Es imposible,determinar que diría Maquiavelo acerca del caso "Fito" , sin embargo, se infiere que el jugador debería estar en la selección solamente si viene a aportar a una selección competitiva, con un juego sólido y contundente, de lo contrario solo sirve para salir del paso y mostrar que sigue prevaleciendo la cultura de corrupción de carácter inmediatista.


Cuando el armazón de la obra tiene termitas, es mejor deshacerse de éste y comenzar con otra madera nueva, que, aunque inicialmente sea de peor calidad, este sin contaminar.