lunes, 26 de enero de 2015

Crecimiento de la ciudad y el aumento de los homicidios en El Salvador

Relación entre homicidios y el nivel de urbanismo en  El Salvador
Parece que en El Salvador la urbanización avanzó demasiado rápido, y que amplias capas de la población quedado fuera de la cobertura estatal y de las redes de protección social. Incluso se percibe (al hablar con nuestros padres y abuelos), que las primeras generaciones de migrantes internos no hicieron crecer en mayor medida los crímenes en lo urbano, sin embargo, en segundas y terceras generaciones ( es decir la actualidad) ha crecido el número de personas que incurrieron en delitos en comunidades urbanas relativamente marginadas (convirtiéndolas en una especie de -Ciudad de la Furia)-.
Diversos estudios han mostrado cómo estos barrios en desventaja, desordenados física y socialmente, así como con bajos ingresos, han tenido un mayor despliegue del delito (Geneva Declaration Secretariat 2011; Alda 2012; Escobar 2012).
Estudios de la UNOC 2011 y 2013 han identificado una fuerte correlación entre el crecimiento urbano y el delito. Como puede observarse el problema no parece ser el tamaño de la ciudad, sino la capacidad institucional para incorporar a los sectores que se encuentran en los barrios, colonias y villas en condiciones de marginalidad.
En un estudio realizado en 50 ciudades en el mundo, el Banco Mundial encontró que no hay pruebas que permitan vincular el tamaño de las ciudades y la violencia, pero sí hay una fuerte relación entre la tendencia de urbanización y las tasas de homicidio. El ritmo de urbanización de las ciudades es un factor clave para tener en cuenta en la vulnerabilidad latinoamericana con respecto a la violencia (Banco Mundial 2011).
Tambien parece que la presencia de armas de fuego, el tráfico de drogas y el consumo de alcohol actúan como impulsores de la inseguridad y homicidio. Sin embargo, en este caso destacaremos de manera descriptiva el papel del urbanismo y los homicidios en El Salvador y cual es su posible comportamiento de una manera descriptiva.

Municipios con más índice de homicidios comparados con el porcentaje urbano(*)
Tabla 1: Los municipios con mayores índices de homicidio y su urbanismo


tasa de homicidio
% urbano
MUNICIPIO
Armenia
160.4
68.7
Azacualpa
176.1
46.4
Colón
177.3
94.0
El Rosario           
189.6
10.1
Jayaque
180.9
62.3
Nahulingo
316.8
70.7
Quezaltepeque
172.9
68.7
Rosario de Mora
167.0
44.4
Sacacoyo
317.1
80.3
Salcoatitán
182.3
36.8
Talnique
230.2
59.2

- Elaboración propia con datos de la Fiscalía General de la República 2012 y el informe 262-

De acuerdo a lo observado en la tabla 1 se destaca que los diez municipios que presentan los mayores índices de homicidios en promedio tienen un 64.16 % de urbanismo, esto contrasta con todos los municipios con menor porcentaje de homicidios (en este caso hay 44 municipios con cero homicidios en el periodo seleccionado que juntos presentan un urbanismo promedio de 32.66%). Dicho lo anterior, se observa que a mayor cantidad de urbanismo el índice de homicidios aumenta, por ejemplo, Nahuilingo es el municipio con más alto índice de homicidios de El Salvador con un porcentaje urbano de 70.7, es decir, es un municipio predominantemente urbano, o el caso de Colon, el cual tiene un porcentaje de urbanismo del 94% y es uno de los 10 municipios con mayores índices de homicidio. Sin embargo, hay que tener en cuenta que lo anterior no quiere decir que el urbanismo sea una condición que determina el crecimiento del homicidio, ya que existen municipios completamente urbanizados que presentan menores índices de homicidio que cualquiera de los 10 municipios con mayores índices de homicidio municipales, tal como se presenta en la tabla 2 a continuación:

Tabla 2: Los municipios más urbanos y sus tasas de homicidio

tasa de homicidio
% urbano
MUNICIPIO
Antiguo Cuscatlán
29.7
100.0
Apopa
125.7
100.0
Ayutuxtepeque
60.5
100.0
Cuscatancingo
108.4
100.0
Llopango
97.2
100.0
Mejicanos
85.3
100.0
San Marcos
79.1
100.0
San Salvador
95.2
100.0
Sonzacate
104.0
100.0
Soyapango
80.4
100.0

- Elaboración propia con datos de la Fiscalía General de la República 2012 y el informe 262-


En la tabla 2, se observa que los 10 municipios que están 100 % urbanizados no presentan una ausencia de homicidios, en promedio tienen un 86.55% de homicidios, en contraste, los 16 municipios con menor desarrollo urbano tienen un índice de homicidios del 30.70%, incluso San Antonio (con un porcentaje urbano de 8%) no presenta ningún homicidio y tiene un bajo urbanismo, es decir, existe una diferencia de entre los municipios más urbanizados y los menos urbanizados en cuanto al crecimiento de la tasa de homicidios. 

Tabla 3: Los municipios menos urbanos y su tasa de homicidio

tasa de homicidio
% urbano
Media
Media
MUNICIPIO
Cacaopera
18.3
9.9
Chiltiupan
55.1
7.1
Guaymango
10.5
6.9
Jicalapa
19.5
8.2
Jucuarán
52.1
8.5
Jutiapa
15.2
9.5
Lislique
37.4
4.8
Perquín
31.7
5.7
San Antonio
.0
8.0
San Antonio de la Cruz
107.9
7.0
Santa Isabel Ishuatán
29.3
7.9
Santa Rita
16.7
6.7
Santa Rosa Guachipilín
20.3
8.7
Sesori
9.3
9.8
Sociedad
35.1
9.4
Torcia
32.9
7.2

- Elaboración propia con datos de la Fiscalía General de la República 2012 y el informe 262-


Los 10 municipios  cien por ciento urbanizados en el país ( ver tabla 2) presentan un índice de homicidio promedio del 86.5%, mientras Lislique, el municipio con menor porcentaje urbano presenta un índice de homicidios del 37.4% y solo un 4.8% de urbanismo ( Ver tabla 3); es decir, existe una diferencia del 49% en el índice de homicidios 2012 entre Lislique un municipio con 95% de territorio rural y los 10 municipios identificados como 100% urbanos según datos del censo de población 2007. Por tanto, urbanismo no puede considerarse sinónimo de seguridad y desarrollo, esto indica que aunque un municipio sea rural y sus condiciones de desarrollo económico no son tan diversas como en lo urbano, la  seguridad en cuanto a homicidios aumenta. Es decir, hay casi 50% menos de posibilidades de sufrir un homicidio en Lislique, el municipio más rural del país, que en cualquiera de los diez municipios más urbanizados (Antiguo Cuscatlán, Ayutuxtepeque, Apopa, Cuscatancingo, Ilopango, Mejicanos, San Marcos, San Salvador, Sonzacate y Soyapango).

No obstante, el caso mencionado de Lislique, no se puede inferir que el urbanismo explica a su totalidad el índice de homicidios municipal, por ejemplo El municipio El Rosario que tiene 90% de territorio  rural, presenta una tasa de homicidios de 189.6%, es decir 103.1% más de índice de homicidios que los 10 municipios 100% urbanizados del país. 

El municipio Mercedes La Ceiba con un alto porcentaje urbano de 76.1% presenta un índice de 0% homicidios a nivel municipal, en contraste el municipio San Antonio con únicamente 8% de urbanismo también presenta un índice de homicidios de 0%.

Por tanto, que un municipio este cien por ciento urbanizado no significa que determina el aumenta del índice de homicidios, en este sentido, se ha logrado establecer que el nivel de urbanismo puede ser una variable interviniente en relación al aumento de la tasa de homicidios municipal, más no determina a plenitud el fenómeno mencionados.

En conclusión

No se puede establecer que la variable urbanismo es la única que incide, ya que los índices de homicidios en El Salvador es un fenómeno complejo multicausal, que si bien los indicadores socio - económicos muestran una tendencia del por qué son significativos, no explican a su totalidad dicho fenómeno. Sin embargo, se encuentran resultados que hacen evidente cierta relación entre urbanismo y homicidios. Aunque, no se puede afirmar con certeza que en el cien por ciento de los casos (municipios) a mayor urbanismo aumenta el homicidio, sin embargo, parece que si resulta ser una variable interviniente. Cualitativamente hablando mucha gente sueña con volver a la paz del campo,  y por lo que arrojan los datos cuantitativos hay algo de fundamento en esa afirmación, aunque habría que ver el caso de cada teritorio en particular.

(*) Los datos han sido tomados de la Fiscalía General de la República 2012 y el informe 262, y este artículo se basa en datos recopilados para el diplomado de Investigación aplicado a la estadística año 2014, realizado por Luis Eduardo Aguilar Vásquez, Fátima Guadalupe Rodríguez Pacas, Mayra Francisca Nathaly Bonilla Portillo y Julián Gabriel Cerón Mendoza

1 comentario: