martes, 5 de julio de 2011

Hugo Chavez y el narcismo.


El caudillismo permite a personas particulares asumir roles de liderazgo, estas figuras se ganan las simpatias y apatías de grandes grupos sociales.

Personas particulares con su carisma logran levantar simpatias. Por ejemplo, Hugo Chavez en Venezuela ha hecho por medio de muchos discursos y políticas particulares, atraer la simpatía de un significativo grupo de venezolanos (e inclusive mantenerse en la presidencia por muchos años)

Su proyecto parecería ser bien intencionado con un enemigo claro que es "el imperio estadounidense". El enemigo huele a Azufre y está bien identificado, ha logrado mutar con diferentes lideres de turno que se han rotado el cargo de presidente. A pesar de las mutaciones se mantiene siempre bien establecido.

Sin embargo en Venezuela no se ve una figura carismática que puede sustituir a Hugo Chavez. Si hay un objetivo claro no se debe de pecar de narcistas, ( incluso Fidel castro y Raul tendran que buscar sustitutos para mantener una estructura estable dentro de la revolución).

La enfermedad de Chavez ha dejado al descubierto la condición de fragilidad humana, es esa condición que todo presidente, emperador y rey nunca deja de poseer.

Si los ideales de Chavez son más fuertes que su ego,
Si es capaz de reconocer que no es un ser inmortal,
Entonces habran posibilidades de construir un proyecto estable de Política en beneficio de los venezolanos y venezolanas ( que vaya mas allá de una sola figura).

No hay comentarios:

Publicar un comentario